miércoles, 4 de marzo de 2009

Entrevista con Lucía Morett. Periódico El Universo, 03 de marzo de 2009

Foto: Archivo Veredas

EL UNIVERSO, ECUADOR.
Martes 03 marzo 2009
Morett agradece a Aldhu haberla ayudado a salir
FRANCISCO GÓMEZ ESPECIAL PARA EL UNIVERSO
http://www.eluniverso.com/2009/03/03/1/1355/7C764B922CF544D6B84637C9AFBE7CD4.html


MÉXICO. En el primer aniversario del bombardeo a Angostura, y luego de participar en una serie de actividades, Lucía Morett (d) –estudiante mexicana– habló para este Diario. Lucía Morett, la sobreviviente del ataque colombiano en Angostura, agradece a la Asociación Latinoamericana de Derechos Humanos (Aldhu) y a su principal, Juan de Dios
Parra, la asesoría legal para volver a su país. Ahora la justicia ecuatoriana pide su extradición.

“...Me llevaron a una base militar en Lago Agrio... Se me hizo un interrogatorio extrajudicial... me obligaron a decir que había llegado antes”.

En México, Morett habló con EL UNIVERSO.

Agradece a Aldhu haberla ayudado a salir

A un año del bombardeo en Angostura, esta sobreviviente tiene frescos los momentos de las explosiones de las bombas y de las ráfagas de metralleta disparadas por militares colombianos contra el campamento de las FARC, donde murieron el jefe guerrillero Raúl Reyes y unas veinte personas más.

Con esos recuerdos estuvo este domingo en la misa donde se recordó a los cuatro estudiantes mexicanos que la acompañaban y murieron en el ataque, presentó un video sobre esos hechos, denunció el hostigamiento judicial en México y Ecuador. Aceptó una entrevista a cambio de respetar la fidelidad de sus respuestas debido a que, según ella, se han tergiversado sus declaraciones en otros medios de comunicación.

¿Cómo y cuándo saliste de Ecuador? ¿La Asociación Latinoamericana de Derechos Humanos (Aldhu) te prestó alguna ayuda para salir del país?

Yo salí de Ecuador el 16 de abril, en un vuelo comercial de Copa hacia Nicaragua, y salí como cualquier ciudadano normal, con mis papeles. El propio fiscal general de Ecuador, Washington Pesántez, me dijo después de que me interrogó que era completamente inocente, que no había nada en mi contra, que simplemente había sido una víctima y que cuando lo deseara podía salir del país.

Eso lo quiero decir porque últimamente se ha manejado que huí hacia Nicaragua. No fue así. Yo salí de Ecuador porque no había nada en mi contra y salí legalmente de Ecuador.

¿No fue necesaria la ayuda de Aldhu?

Aldhu me dio apoyo legal estando en Ecuador y lo demás fue por mi cuenta, como cualquier ciudadano que está legalmente en el país.

¿Tras el ataque, quién la sacó del campamento?

Me rescataron soldados ecuatorianos, muy dignos... calmaron mi miedo, me dieron agua, comida, curaron mis heridas y a ellos les tengo un profundo agradecimiento. Pero saliendo del campamento me llevaron a una base militar ecuatoriana en Lago Agrio. Ahí fui víctima de tortura, fui amenazada con que me iban a llevar a Colombia, fui amenazada con la cárcel, me realizaron interrogatorios. Se me hizo un interrogatorio extrajudicial en el que se me quitó la ropa mientras se me interrogaba. Estuve sin ropa mientras se me interrogó y me curaban las heridas; se me sacó en ese lugar, sin anestesia, la esquirla más grande de mi cuerpo, que dejó una herida de 10 centímetros de profundidad por tres de diámetro. En ese momento a esas personas les pedí que se comunicaran con mis padres, les proporcioné el número de teléfono y no lo hicieron. O no sé si por su cuenta lo hayan hecho, pero no para ayudarme. En todo momento sufrí amenazas y sufrí hostigamiento.

Ya saliendo de ahí, cuando me llevaron a Quito, y fue en la capital donde recibí una atención nuevamente como la que había recibido de los primeros soldados, una atención humanitaria, respetuosa y con apego a mis derechos humanos.

¿Puedes señalar a los responsables de esas torturas?

Por supuesto, yo los he identificado en fotografías, en videos que han sido difundidos y en los cuales aparecen estas personas. Yo dejé además testimonio de esto antes de salir de Ecuador, no lo había comentado porque yo tenía un profundo agradecimiento y lo sigo teniendo hacia el Gobierno ecuatoriano por salvarme la vida, pero sí dejé testimonio de que un sector de Inteligencia me practicó estos interrogatorios extrajudiciales y fui sometida a tortura. Eso lo dejé ante notario público antes de salir hacia Nicaragua.

¿Conociste a José Chauvin o Gustavo Larrea, que en el momento del bombardeo eran
funcionarios del Gobierno ecuatoriano y quienes fueron los primeros en llegar al
sitio del bombardeo?

Fui la primera de las heridas a la que sacaron, aún no llegaba la delegación de los ministros cuando a mí ya me habían sacado. De hecho, yo ahora veo en los videos cuando a las muchachas les dicen que van a ser trasladadas a Quito, para entonces yo ya había salido, ya me habían subido al helicóptero e iba camino a la base de Lago Agrio. Es decir, yo nunca me enteré de que me iban a llevar a Quito y por eso mi miedo y el hecho de que bajo tortura di ciertas declaraciones a estas personas que me interrogaron. Yo salí antes de que llegara cualquier comisión.

Esas declaraciones, ¿en qué sentido fueron?

Cuando me interrogaron yo dije que había llegado la noche antes del bombardeo al campamento. Estas personas me obligaron a decir que había llegado antes. No recuerdo bien la fecha que me dijeron, pero me dijeron que había sido como un mes antes. Me hicieron que les dijera los nombres de mis compañeros y que ellos me habían llevado desde aquí de México, me obligaron a decir eso y no recuerdo qué otras cosas, pero es así como lo que ahorita puedo recordar.

Chauvin dice que se reunió siete veces con Raúl Reyes, ¿presenció alguno de esos encuentros?

No, por supuesto que no. Yo llegue esa noche al campamento y vi a muy poca gente. Era la tarde-noche del 29 de febrero, y a las 12:30 de la noche fue el primer bombardeo.

¿Cuántos bombardeos hubo?

Fueron dos y ametrallamientos desde helicópteros artillados y también desde tierra, asesinato de civiles, asesinato de heridos, gente que se había rendido.

¿Cómo fue su viaje hacia Angostura, sobre todo desde Nueva Loja?

Bueno, yo no recuerdo el nombre de las poblaciones por las que pasamos. Sé que salimos de este lugar, de Lago Agrio o Nueva Loja, la capital de la provincia de Sucumbíos. Estuve ahí con mis compañeros y una persona que nos acompañaba, que nos guiaba, fuimos en un vehículo hasta el puerto, sí tomamos lancha y luego caminamos, caminamos por bastantes horas.

¿Había controles militares, puestos de revisión donde fueron revisados?

No, no recuerdo.

¿Alguien te advirtió de los riesgos de ir a ese lugar, que se conocía que era
sitio de operaciones guerrilleras?

No, hasta donde yo sé no es una zona de conflicto y a mí se me dijo que íbamos a un campamento de paz, un campamento diplomático. Y en ese sentido, consideré que era seguro ir ahí, pues íbamos a hacer una investigación para conocer más de la guerrilla y para conocer más sobre el posible intercambio humanitario.

¿Solo pasó unas horas con los miembros de las FARC?

Sí, así es.

¿En el campamento conoció a Franklin Aisalla?

No. Luego me enteré por las noticias de que estaba ahí, que era un ecuatoriano.

¿Conoció a Nubia Calderón, la novia de Aisalla? ¿Sabe si estuvo en el campamento?

No tengo idea. Esto parece más un interrogatorio de la Fiscalía que una entrevista, pero te digo que no tengo conocimiento de que estuviera ahí.

¿Conoció o tuvo contacto con Catalina Campo, esposa de Chauvin, quien organizó
algunos eventos?

La verdad no recuerdo, mentiría si dijera que sí. No podría precisar. Es que era un evento al que asistieron un montón de personas, cientos, lo mismo pude haber cruzado palabras con alguien o con otra persona, pero me sería muy difícil recordarlo ahora.

¿Conoció a Juan de Dios Parra?

Sí, era el secretario general de la Aldhu.

¿Cómo fue su relación con él?

Bueno, él era del equipo que me asesoró legalmente para mi defensa. Lo conocí estando ya en el hospital, fue cuando estuvo el interrogatorio y estuvo precisamente el Fiscal General de Ecuador, estaba ahí cuando yo conocí a Parra.

¿En el campamento vio a Raúl Reyes o las computadoras que luego dijo el gobierno colombiano que encontró y sacó informaciones de ahí?

Yo no vi nada. Y después del bombardeo todo lo que vi eran cosas destrozadas. Yo traía artesanías y quedaron completamente rotas, mis cosas estaban rotas, mi mochila quemada... Lo que sí pude ver fue cómo disparaban, gente que pedía ayuda y a la que se remató. Vi cuerpos con disparos en la espalda, con ropa interior, desnudos, vi cómo los soldados colombianos y los policías colombianos movían cosas de un sitio a otro, cómo les quitaban las ropas, cómo cambiaban las ropas de los cadáveres. Ellos me abandonaron herida, me amarraron...

Les importaba más su trofeo de guerra, llevarse el cuerpo de Raúl Rayes, que atender a las heridas. Cuando grababa la cámara, me decían que iban a respetar mis derechos humanos, que respetan los derechos de los demás, pero podía escuchar cómo mataban a los heridos...Vi cómo se llevaban los cadáveres... Es increíble que el gobierno colombiano se haya disculpado con el Presidente ecuatoriano cuando todavía sus militares estaban en territorio de Ecuador.

¿El cuerpo de Reyes fue sacado de inmediato o tardaron?

Tardaron un poco de tiempo, sacaron varios cuerpos. Estuvieron casi doce horas y les dio tiempo de mover a su antojo, hacer y deshacer.

¿Cómo podría definir a Reyes, su personalidad, cómo era?

No, pues yo no lo conocí.

¿No lo vio nunca?

No, después me enteré de que era él.





VIDEO





video

No hay comentarios: